Inicio / Comunicacion e Imagen / Noticias del Sector

Inicio / Comunicacion / Noticia / Mates burilados, un arte ancestral peruano

Mates burilados, un arte ancestral peruano

Jueves, 06 Febrero 2014
Los mates burilados son artesanías ornamentadas de forma artesanal hechos a base de los frutos de la calabaza, producto que crece en el norte de nuestro país, pero que en su gran mayoría se elaboran en el Valle del Mantaro en la región Junín y en la provincia de Huanta en la región Ayacucho.

La  elaboración de los mates burilados es ancestral, milenaria; y esto se demuestra con el descubrimiento de dos pequeñas calabazas grabadas de 3,500 años de antigüedad. Esta técnica es heredada de generación en generación por los artesanos peruanos, tal como nos cuenta Charles Alfaro Nuñez, a quien su hermano Ángel le enseño a burilar los mates hace más de quince años. 

La familia Alfaro Nuñez es de la localidad de Cochas Grandes en la región Junín, donde es muy famosa por sus magníficos trabajos. Charles nos cuenta que en su familia todos se dedican a burilar mates, desde sus padres, sus hermanos, tíos, primos y hasta sus hijos y sobrinos, quienes están haciendo sus primeros trabajos con los mates. 

Los cotizados mates de la familia Alfaro Nuñez han ganado diversos concursos nacionales, entre ellos el Premio Nacional de Arte Popular Inti Raymi en el año 2005, además han sido llevados a diversos países por coleccionistas internacionales. 

Charles nos dice que hay varias formas de elaborar mates: los burilados, los pirograbados y los pintados, y que en su familia, cada uno tiene su propia forma de elaborarlos. Por  ejemplo su mamá, hace unos bellos y coloridos mates, mientras que él y su hermano tienen la técnica del burilado, cuya principal herramienta es el buril con la que plasma diferentes motivos que van desde lo tradicional hasta lo moderno. 

Explica que ellos mismos fabrican el buril con clavos de acero que afilan en una piedra especial, para luego realizar las incisiones en filigrana. “Nosotros plasmamos en el mate  lo que pensamos, las costumbres del campesino, la ganadería, la agricultura, las festividades de mi pueblo, entre otros”. 

Cuando le preguntamos como se hacía un mate, cómo lograr las tonalidades oscuras, Charles no dudó en contarnos que el fondo negro se logra restregando cenizas de ichu o quemándolo en un horno, acercando y alejando el mate para que adquiera las diversas tonalidades marrones. También nos dijo que los mates de colores se logran hirviéndolos previamente en anilina. 

Comentó también, que tienen como meta ser la empresa familiar más fuerte que exporte directamente sus mates burilados al mundo y poder competir en más mercados. 

Charles vino a Lima acompañando la increíble producción de mates de su familia, sorprendiendo a visitantes y compradores que visitaron en diciembre pasado, la exposición venta Ruraq Maki, hecho a mano, en la Sala Nasca del Ministerio de Cultura.